Archivo de la categoría: Justicia alimentaria /Food justice

The Chances for A Healthier Lifestyle Diminish as San Bernardino Grows More Bankrupt

BELEN CHACON
EL NUEVO SOL—SALUD

Photo Credit: Good Faith Mediations

Photo Credit: Good Faith Mediations

When it comes to talking about San Bernardino’s distressing food and health situation, it’s almost impossible not to talk about the economics of the region. Several cuts have been made by the city council to preserve the city due to its recent bankruptcy.

Twenty-seven-year-old James Peddy was born and raised in San Bernardino. He feels as if the healthy dining options in the region are limited.

“I’d say the vast majority of restaurants or eateries that you see are going to be your chains, fast-food…even on Hospitality Lane, those are all your TGI Friday’s, your Chili’s, Black Angus, Olive Garden, all those,” said Peddy.

But it’s not just the public dining that needs improvement. San Bernardino doesn’t seem to be encouraging local residents to lead a healthier lifestyle.

“I never see any signage promoting healthy eating. At least when I graduated from high school the eating options in were horrific…certainly in terms of taste, but definitely in terms of healthy aspects. There were some options, but it just wasn’t enough,” added Peddy.

Chambra Spargo, a mother of three and a San Bernardino native, feels that the overall morale of the community is suffering due to its problems.

“The economy isn’t so good here. If you’re looking for a job a lot of the times you have to go outside of San Bernardino County. For instance, I work in Pomona because there are not really any jobs out here. So I know that affects a lot of people,” said Spargo. “I just feel like morale in the city is really low. People don’t take a lot of pride in this community, and I just feel like it really brings it down.”

In a recent case study by the Voice of California, the unemployment rate in San Bernardino County was 14.9 percent in 2010 and is now 15 percent as of September 2012, according to the Google Public Explorer website.

Spargo shops at Stater Bros. for her groceries, but sometimes prefers shopping at Fresh and Easy. Although it is in a less convenient location and the groceries are generally more expensive, Spargo is satisfied with the variety and the overall quality of the food.

“Food 4 Less by the way, I never ever go in. I think that the quality of their produce is horrible. When you go to pick out all the produce, there are a lot of fruit flies and stuff on it and it just looks sticky and dirty. I tried to buy mangos there one time and they were really mushy and when I took them home to cut them open, they were actually brown,” said Spargo.

After the Thanksgiving holiday last year, the San Bernardino City Council presented their final pendency plan where they voted

Photo Credit: David McNew/Getty Images

San Bernardino City Hall
Photo Credit: David McNew/Getty Images

to cut $26 million in spending in an effort to keep the bankrupt city from being governed by the county.

Some of these cuts include the slashing of the police force. About 80 police officers will be cut, which will more than likely result in a higher increase in violent crime.

“I feel safe, where I’m at now in this area, but in the past areas of San Bernardino, I definitely did not feel safe. My car got broken into twice, there were fights that would break out in our neighborhood, you would see people selling drugs, dealing drugs, on drugs…I felt really unsafe,” expressed Spargo.

It goes without saying that San Bernardino’s issues with crime and lack of healthy communities are directly correlated with the region’s unfortunate economic situation. Until San Bernardino’s economic standing improves, the future of the communities in the region won’t be a positive one.

Anuncios

La epidemia nutricional afecta a los latinos

Según el CDC, o el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, la primera causa de muerte en latinos son las enfermedades del corazón.  

Foto de Manuel Morfín/ El Nuevo Sol

Por JOANNA RENTERÍA
EL NUEVO SOL-SALUD

“Simplemente, comencé una dieta a base de plantas… cambió mi metabolismo completamente y perdí 24 libras…”, mencionó el ex presidente Bill Clinton.

Clinton tenía fama de tener debilidad por la comida chatarra. A Clinton le gustaban las hamburguesas, las papas fritas y la pizza. Sin embargo, en una entrevista con CNN, el ex presidente le contó al periodista Wolf Blitzer sobre su nueva dieta vegetariana, dieta que según él le ha salvado la vida.

“Investigué y encontré información que decía que, desde 1986, el 82 por ciento de la gente seguía una dieta a base de plantas, sin productos lácteos, sin carne… el 82 por ciento de la gente que lo ha hecho, comienza a curarse”, dijo Clinton en la entrevista. “Su bloqueo arterial se limpia, y los depósitos de calcio alrededor de su corazón se disuelven”.

No fue sino hasta después de sufrir casi un ataque al corazón en el 2010 cuando Clinton decidió cambiar su alimentación. El cambio se notó inmediatamente. Clinton, de 66 años, perdió 24 libras y regresó al peso que tenía en la preparatoria.

Escucha la historia

La mala alimentación y la obesidad incrementan el riesgo de contraer varias enfermedades, particularmente enfermedades del corazón, la diabetes y ciertos tipos de cáncer. La obesidad es causada principalmente por el consumo excesivo de comida, falta de actividad física y predisposición genética

Según el CDC la primera causa de muerte entre los latinos en Estados Unidos está relacionada con la cardiopatía, o enfermedad del corazón.

Algunos doctores aseguran que la obesidad no es causada tanto por las grasas sino por el consumo excesivo de carbohidratos refinados.

Robert Krochmal, Photo de Karla Henry/El nuevo sol

Robert Krochmal, médico especializado en nutrición y cuidado familiar.
Foto de Karla Henry/El Nuevo Sol

“Yo pienso que la cosa más importante en una dieta saludable es saber qué azúcar y qué carbohidratos, especialmente los carbohidratos refinados como harina blanca, hacen más daño”, explica el doctor Robert Krochmal, médico especializado en nutrición y cuidado familiar en Woodland Hills, California.

Harina blanca, arroz blanco, jugos artificiales, dulces, papas fritas procesadas, frutas y verduras enlatadas, son algunos de los carbohidratos refinados.

Con una de cada cuatro personas en el país identificadas como obesas, el doctor comenta que la manera de luchar en contra de la enfermedad no es haciendo ejercicio.

“El ejercicio no es la manera de perder peso”, dice Krochmal. “No estamos dando la información correcta”.

Krochmal agrega que el ejercicio es bueno para el estrés, y para prevenir enfermedades del corazón, pero la solución contra la obesidad empieza con una dieta saludable.

De acuerdo con el CDC, 40 por ciento, o dos de cada cinco de los latinos son obesos.

Un estudio de la Oficina del Censo titulado “Ingreso, Pobreza y Covertura Médica en los Estados Unidos: 2008″  indica que por razones económicas, la mayoría de los latinos en Estados Unidos se establecen en lugares de bajos recursos saturados de restaurantes de comida rápida, mercados o bodegas. Sitios que en la mayoría de los casos, no ofrecen comidas saludables.

“No hay opciones saludables cuando vas al súper o a ‘Food for Less’”, dice Linda Álvarez, profesora de estudios centroamericanos de la Universidad Estatal de Northridge (CSUN). “Son productos que están llenos de azúcar, están llenos de sal, son artificiales”.

Verduras/ Mercado

Foto de Manuel Morfín/ El Nuevo Sol

Álvarez comenta que es cuestión política y también, para ella, una lucha social. “Por esa razón, deberíamos luchar por cambiar”, dice.

Para Álvarez, la lucha comenzó cuando se convirtió en vegetariana. Lucha que ha continuado por ya diez años. La vegetariana, de origen costarricense, opina que entre más se preocupe la gente por su salud, más problemas serán resueltos.

Esto es algo que el ex presidente Clinton pudo comprobar de primera mano.

“Mis exámenes de la sangre han salido bien, mis signos vitales están bien, y aunque ustedes no lo crean, tengo más energía”, comenta Clinton.

Una dieta vegetariana no sólo le ayudó a bajar de peso, sino que también le ha cambiado su vida.

Profesora adopta el veganismo por razones éticas y de justicia alimentaria

Este año, el CDC reporta que el 43% de latinas en este país padecen de obesidad, siendo el segundo grupo más obeso en Estados Unidos, después de las afroamericanas. 

Pofesora de CSUN, Linda Álvarez
Photo by: Joanna Renteria

Por JOANNA RENTERÍA
EL NUEVO SOL

“¿Qué vas a comer? Aire?!” Fue la respuesta de la familia de Linda Álvarez, después de contarles que ya no comería carne ni ningún producto derivado de los animales.

Álvarez de 35 años es profesora de Estudios Centroamericanos en la Universidad Estatal de California en Northridge. Por diez años, la costarricenseamericana, ha seguido la dieta vegetariana. Los últimos cuatro años, ha seguido una dieta más estricta, la dieta vegana.

Un vegano, o vegetariano estricto, no consume ningún producto que provenga de animales.

Fue a la edad de 25 que la costarricense se encontró con un artículo donde conoció más sobre el maltrato a los animales. Fue ese artículo que la motivó a educarse sobre el tema.

“Comencé a leer muchos libros y articulos que tienen que ver con la salud, que tienen que ver con el tratamiento de los animales”

Aunque Álvarez creció en Los Ángeles, California, los platillos que acostumbraban a comer en casa, tenían una gran influencia costarricense, como el gallo pinto que es la combinación de arroz y frijoles, o los llamados moros y cristianos. Igual que olla de carne, un caldo muy típico de Costa Rica, que es una combinación de verduras con carne.

El cambio de alimentación no fue fácil para la costaricienseamericana, pero es algo que de lo que se siente muy apasionada.

Desde el 2009, Álvarez dedica su tiempo a salvar animales domésticos y a trabajar como voluntaria en “Farm Sanctuary”, un albergue para todo tipo de animales.

De acuerdo con “Farm Sanctuary”, en el 2007, el 95% de las gallinas que proveen millardos de huevos para el consumo anual, pasan la vida enjauladas, muchas veces sin poder moverse ya que de cinco a diez gallinas comparten la misma jaula.

En el 2010, se sacrificaron casi 35 millones de vacas en Estados Unidos.

El problema, además del maltrato a los animales, según Álvarez, es que la carne viene enferma e inyectada con hormonas.

“Esta dieta vegan es motivada por razones de salud y también razones políticas y económicas”

Álvarez, quien creció dentro de comunidades latinas, comenta que las opciones nutritivas no están disponibles. Es una cuestión política que está afectando a estas comunidades gravemente.

“Estamos viendo problemas que no teníamos antes”,agrega Álvarez.

Este año, el CDC reporta que el 43% de latinas en este país padecen de obesidad, siendo el segundo grupo más obeso en Estados Unidos, después de las afroamericanas.

Álvarez se alimenta con vegetales, frutas, muchas lentejas, frijoles, y granos. Comidas que no cuestan mucho dinero y que son mucho más saludables que la comida rápida, o la comida artificial.

“Muchas de las injusticias que sufrimos en las comunidades es por lo que comemos y por lo que no comemos”, comenta la costaricienseamericana.

Para Álvarez la justicia social empieza con la protección de los derechos de los animales, el acceso a la salud y la buena alimentación.